Un grupo de habitantes de Varsovia observa la llegada de los primeros aviones alemanes durante la invasión (septiembre de 1939), © Hulton-Deutsch Collection/Corbis.
 
 
 
La muerte caía del cielo.

Una historia de la segunda guerra mundial desde una perspectiva estremecedora:
los bombardeos sobre la población civil.

Este excelente libro aborda el debate recientemente abierto sobre los aspectos legítimos e ilegítimos de la campaña de bombardeos emprendida por las fuerzas aliadas durante la II Guerra Mundial. El debate se desencadenó a raíz de la aparición del libro de Jörg Friedrich El incendio (Editorial Propyläen, 2002), que critica la moralidad de los bombardeos a objetivos civiles (en especial la ciudad de Dresde, pero también otras como Hamburgo, Berlín, Pforzheim, Nuremberg, Essen y otros). Desde entonces han aparecido numerosos libros, incluyendo la respuesta de Frederick Taylor al libro de Friedrich, titulado Dresde: martes 13 de febrero de 1945. Más tarde, una avalancha de artículos periodísticos dio continuidad a la discusión, que luego se avivó por las muchas celebraciones del sexagésimo aniversario de los bombardeos y de la II Guerra Mundial.

El libro de Müller es claro e inteligente, equilibrado, compasivo, y no pretende tomar partido. El autor consigue combinar el análisis de gran escala con el análisis estadístico, teniendo en cuenta el punto de vista de todos los involucrados, tanto de los militares que planearon los bombardeos, los pilotos y otras tripulaciones, como de las propias víctimas de las bombas. Müller también sigue la pista a los orígenes de los bombardeos aéreos modernos en la I Guerra Mundial y el desarrollo de su papel en el pensamiento militar de las décadas de los años veinte y treinta. No obstante, el interés principal se centra en los sucesos más importantes ocurridos durante la II Guerra Mundial, cuyo punto culminante fue el lanzamiento de la bomba atómica contra Japón en 1945, un hecho que, tal y como Müller señala de manera sutil, situó la experiencia alemana en cierta perspectiva.

El texto va acompañado de espléndidas ilustraciones y de una plétora de historias individuales: las memorias de un explorador alemán de la fuerza aérea que participó en el bombardeo de Guernica en 1937 son confrontadas con el testimonio de un hombre de a pie que presenció el ataque desde tierra. El autor nos presenta también las experiencias de varias viudas de los pilotos de combate, de aquellos que perdieron sus casas, o de aquellos que fueron forzados a abandonarlas ante la inminente amenaza de los bombardeos.

Este libro aborda el actual debate político de una manera particularmente provechosa. El referente más obvio en lengua inglesa podría ser el excelente libro de Richard Overy sobre la guerra del aire, pero el ensayo de Müller está mucho más actualizado. En realidad, la obra merece las críticas positivas que ya ha recibido en Alemania, y su traducción es un verdadero acierto.

Origen de la reseña.

Otros libros traducidos sobre la Segunda Guerra Mundial