Holocausto (1939-1945)

Lituania
1939-1943 (12-16 años)

Me han arrebatado todo lo que quiero y aprecio.

Polonia
1942-1944 (15-17 años)

¿Quien sabe si todo este sufrimiento es para nada?
¿Sobreviviremos?

El término «Holocausto» designa la persecución y el asesinato del pueblo judío perpetrados por los nazis durante la segunda guerra mundial. Hasta la derrota de Alemania, en 1945, fueron asesinados dos tercios de los nueve millones de judíos que vivían en Europa antes de 1933. Los nazis eran los miembros del Partido Nacional Socialista Alemán, que llegó al poder en 1933 bajo el liderazgo de Adolf Hitler. Una vez en el poder, los nazis terminaron con la democracia en Alemania y limitaron la vida de sus habitantes mediante el control de la prensa y las estructuras sociales del país. Hitler implantó en Alemania una atmósfera de miedo y sospecha que facilitó que su partido llevara a cabo unas políticas cada vez más agresivas. Los judíos eran la cabeza de turco de los nazis: los judíos tendrían la culpa de la derrota alemana en la prímera guerra mundial y de las dificultades económicas que desde entonces venía sufriendo el país. Los nazis también creían que los alemanes eran «una raza superior» y que las, así llamadas, razas inferiores contaminaban Europa. Los judíos, los gitanos y los minusválidos eran considerados como una amenaza biológica para la «pureza» del pueblo alemán, también llamado «ario». Esa paranoia dio lugar a la política del asesinato sistemático.

A finales de la década de 1930 los nazis mataron a miles de minusválidos alemanes con inyecciones letales y gas venenoso. Tras la invasión alemana de la Unión Soviética, en 1941, unidades móviles asesinas realizaron fusilamientos masivos de judíos y gitanos en las afueras de las ciudades y pueblos conquistados. A la larga los nazis se dieron cuenta de que necesitaban un método más eficiente para exterminar a cantidades tan grandes de individuos. En la Conferencia de Wansee, celebrada en 1942, se diseñó la «solución final» para la cuestión judía. En la Polonia ocupada, los nazis establecieron seis campos de exterminio. Allí se realizaban brutales asesinatos a gran escala en cámaras de gas y se eliminaban los cuerpos en crematorios. Pero el Holocausto también se cobró muchas víctimas en los guetos y en los campos de concentración. Aquí, las principales causas de muerte eran el trabajo forzado, la inanición, la desatención y las enfermedades, que en las pésimas condiciones higiénicas de estos lugares encontraban un terreno abonado.

Hijo único de Rose y Elihu Rudashevski, Yitskhok Rudashevski era un joven judío que vivía en Vilnius, la capital de Lituania. En julio de 1941 los alemanes masacraron a 35.000 hombres, mujeres y niños judíos en el bosque de Ponary, situado en las afueras de Vilnius. En septiembre, se obligó a los judíos restantes a vivir en el gueto, una zona aislada de la ciudad. Este régimen se mantuvo durante la ocupación alemana, entre los años 1941 y 1944. Las condiciones de vida en el gueto eran pésimas, se disponía de poca comida y se vivía bajo la amenaza constante de la violencia de los nazis. Sin embargo, a pesar de tan terribles circunstancias, Yitskhok no dejó de escribir en su diario.

La última entrada del diario de Yitskhok está fechada el 7 de abril de 1943. En agosto de ese año los alemanes decidieron vaciar el gueto, mandando a algunos judíos a Estonia y matando al resto. Yitskhok y sus padres huyeron a un escondite en casa de su tío. Junto con otros cinco judíos sobrevivieron dos semanas, pero en octubre fueron descubiertos por los alemanes, que llevaron a Yitskhok y su familia al bosque y los asesinaron. Uno de los primos de Yitskhok logró escapar de la masacre y se unió a los partisanos que operaban en los bosques de los alrededores. Tras la guerra, regresó a Vilnius, cuya población de 80.000 judíos se había ido o había sido asesinada, y encontró el diario de Yitskhok.

Clara Schwarz se escondió cuando los nazis se apoderaron de su pueblo, Zolkiew, en Polonia. Junto con otros diecisiete judíos, Clara sobrevivió a dos años de estrechez e incomodidad en un búnker subterráneo. En la misma casa se hospedaban un grupo de soldados nazis que comentaban sus planes de exterminar a los judíos, sin sospechar quién se escondía bajo sus pies. Para sobrevivir, Clara y sus compañeros dependían de la buena voluntad de una pareja no judía que vivía en la casa. Detrás de la cama de matrimonio estaba la trampilla que llevaba al escondite de los judíos.

Mania, la hermana de Clara, fue asesinada junto a todos los judíos del gueto. Todos los ocupantes del búnker de Zolkiew sobrevivieron, gracias a la valentía y a la generosidad de la familia Beck. En los años posteriores a la guerra, los Beck fueron condenados a muerte acusados de ser colaboradores de los nazis, y sólo los salvó el testimonio ofrecido por el diario de Clara.

Clara conoció al que fue su marido en 1949, en un campo de personas desplazadas de Austria. Desde 1957 vive y trabaja en Estados Unidos, donde es la presidenta del Holocaust Research Center de la Kean University en Union (Nueva Jersey). Tiene dos hijos y cinco nietos

Voces robadas. Diarios de guerra de niños y adolescentes.
© Edición: Zlata FilopovićMelanie Challenger.
© Traducción: Marc Jiménez Buzzi.