Inge Pollak

Austria/Reino Unido
1939-1942 (12-15 años)

No creo que pueda soportar esta nostalgia mucho más tiempo.
Cuando muera quiero que escriban en mi tumba: Aquí yace una
niña que pereció miserablemente de nostalgia.

Inge nació en 1927 en Viena, en el seno de una familia judía. Como consecuencia del Anschluss (la incorporación de Austria a la Gran Alemania gobernada por el rágimen nazi), la vida se volvió cada vez más difícil para los judíos austriacos. Inge y su hermana Lieselotte se separaron de su familia y con el Kindertransport (transporte de niños) fueron a Cornwall (Inglaterra), después de que un abogado de esa localidad y su mujer se comprometieran a darles un hogar y pagar su educación hasta que cumpliesen los dieciocho años.

El 9 de noviembre de 1938, en la que se conoce como Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos) las masas destrozaron los escaparates de los comercios judíos y las sinagogas y atacaron físicamente a los judíos; comenzaba así la persecución nazi de los judíos. El Comité Británico para los Refugiados Judíos alertó al Parlamento y motivó un debate sobre esta cuestión. Inglaterra permitió que un número indeterminado de niños, con edades comprendidas entre los cinco y los diecisiete años, se rifugiara dentro de sus fronteras, previo pago de una garantía de 50 libras esterlinas. Los niños viajaban en unos trenes sellados que operaron hasta dos días antes del inicio de la guerra. Hasta ese momento, el Kindertransport salvó la vida de 10.000 niños. Alemania no llegó a penetrar en territorio inglés, pero realizó intensos bombardeos sobre muchos pueblos y ciudades.

Los niños que llegaban a Inglaterra eran acogidos por familias voluntarias, y, cuando esto no era posible, eran mandados a orfanatos o a hogares especiales. Muchos de los niños mayores encontraron trabajo. Muchos de los niños del Kindertransport jamás llegaron a cumplir su sueño de volver a reunirse con sus padres, puesto que los padres, los abuelos y los hermanos mayores fueron asesinados en los campos de concentración y exterminio nazis. Muchos de estos jóvenes, cuando cumplieron los dieciocho años, se alistaron en el ejército británico y lucharon por liberar a su patria y a sus familias de los nazis.

La madre y la abuela de Inge fueron transportadas a Minsk, donde murieron en noviembre de 1941. Tanto Inge como su hermana sobrevivieron a la guerra y se quedaron a vivir en Inglaterra, se casaron y formaron sus propias familias. Su padre huyó a Inglaterra en el último barco que zarpó antes de que París cayera en manos germanas y también rehízo allí su vida. Después de matricularse en el instituto de Falmouth, Inge se marchó a Oxford, donde vivía un pariente lejano, y trabajó en bibliotecas, en la librería Bookshop y en la tienda de libros antiguos Rosenthal. Dejó este trabajo cuando se casó con un científico investigador de la Universidad de Oxford, y diez años después el matrimonio, junto con el hijo que había tenido, se fue a vivir a Sheffield, cuando el marido obtuvo una plaza docente en la universidad de esta ciudad. Entonces Inge se licenció como maestra y enseñó idiomas modernos a niños y adultos hasta que se jubiló. Ahora disfruta de sus dos nietos y de la escritura de su diario. Para evitar malas pronunciaciones Inge cambió la escritura de su nombre por «Inga», Cuando su diario se publicó por primera vez en su integridad, con el título de My Darling Diary [Mi querido diario], adoptó el seudónimo de Ingrid Jacoby.

Voces robadas. Diarios de guerra de niños y adolescentes.
© Edición: Zlata FilopovićMelanie Challenger.
© Traducción: Marc Jiménez Buzzi.