Versión original.

Alianza contra Hitler: La historia secreta de la colaboración entre los servicios de espionaje aliados y nazis durante la segunda guerra mundial.
Autores: Agostino von Hassell y Sigrid MacRae.
Traducctor: Marc Jiménez Buzzi

Reseña de Hayden B. Peake
(Traducida por el webmaster)

El libro American Intelligence and the German Resistance to Hitler1 de 1996 reproduce 102 documentos, todos prácticamente de la OSS -Office of Strategic Services-, sobre varios aspectos de los complots alemanes en tiempos de guerra, incluidos aquellos destinados a asesinar a Hitler y las esperanzas de ayuda por parte de los aliados. Mientras que los principales complots están identificados, no existe narrativa sobre sus orígenes, posiciones, motivaciones, conflictos y en muchos casos sobre sus ejecuciones. Agostino von Hassell añade la dimensión perdida así como detalles históricos en Alianza contra Hitler.

Después de la guerra, escribe von Hassell, " los Americanos ignoraban completa y felizmente lo que significaba la resistencia a un régimen totalitario.... no había buenos alemanes, que todos eran nazis o rebeldes peligrosos y, desde luego, traidores con sospechosas motivaciones en quienes no se podía confiar" (pág.451). Allen Dulles hizo todo lo posible por corregir esta imagen en su libro, Germany underground (1946), pero fue como luchar contra molinos de viento dice von Hassell. Muchos alemanes de la posguerra eran despectivos con los opositores al régimen nazi que sobrevivieron y con sus familias, como von Hassell conoce por experiencia personal: su abuelo fue ahorcado por sus esfuerzos.

Alianza contra Hitler sigue los movimientos de la resistencia alemana partiendo de los días de antes de la guerra así como durante la guerra cuando el Almirante Canaris y sus colegas de la Abwehr, más el Círculo Kreisau, por nombrar dos grupos, hicieron numerosas tentativas para asesinar a Hitler. Un espacio considerable está dedicado a los esfuerzos de Allen Dulles para animar "a los Alemanes buenos," como él los llamó, en sus esfuerzos para terminar la guerra y formar un gobierno democrático. Dulles quiso ayudarles, pero cuando esta opción fue expuesta en Washington, Donovan "recordó a Dulles que su tarea no era política." (pág.314) Dulles silenciosamente no hizo caso de estas órdenes animando al grupo Breakers, como lo llamaron, a realizar el atentado del 20 de julio de 1944, del que Hitler escapó milagrosamente. Von Hassell describe otras operaciones de la OSS donde tuvo la intención de aumentar la resistencia alemana. Uno en Turquía, La "Dogwood Chain", se descontroló cuando la red creció a más de 60 agentes y fue penetrada por los alemanes.

Los capítulos finales del libro hablan de lo que von Hassell llama la hipocresía aliada al tratar con los Nazis colaboradores después de la guerra para avanzar en objetivos de guerra fría, ignorando a los que se opusieron a Hitler. Von Hassell pregunta retóricamente, si una temprana paz hubiera sido negociada ¿habría habido necesidad de una política de rendición incondicional tan fieramente seguida?. Aquí también, la OSS es reconocida por un estudio de su rama de Investigación y Análisis, que relata que aquella oposición alemana hacia Hitler fue "un tributo a la resistencia humana, al coraje, y una revelación de una gran esperanza." Estas opiniones también fueron ignoradas.

Alianza contra Hitler (pág.463) finaliza describiendo a Churchill que dijo en 1945 ante una audiencia belga que el presidente Roosevelt le preguntó una vez cómo debía llamarse a la segunda guerra mundial. Su respuesta fue: La guerra innecesaria. Si se hubieran reconocido y apoyado la energía y el coraje moral de la oposición, quizá la guerra innecesaria no se habría producido y el siglo veinte habría tomado un curso distinto. Este punto de vista permanecerá como una de las preguntas sin respuesta de la historia.

1.- Jürgen Heideking and Christoff Mauch (eds.), American Intelligence and the German Resistance to Hitler (Boulder, CO: Westview Press, 1996).


www.marcjimenez.com
Versión original.